chori kayolatic ihes goan dena

kaiolan nintzenian, maiz nindagon triste,
kampoko lagunetan bainuen sinheste ;
librotasuna ona zela nuen uste
orai arte…
amets, amets zoroa ! hik egin nauk kalte !

banuen zertarik jan, bai eta zer edan,
deusen eskasik etzen enetzat kaiolan ;
bainan guzien gatik nintzen errenkuran,
banuen lan !
aski zabalik ezin arterik atzeman !

ene arthatzailea fidaturik nitan,
athea idekirik behin utzi zautan….
nahi nuena egin, orduan ni hautan,
lorietan !
lagunetara laster goan nintzen airetan.

lehen ni usatua lo trankil egiten,
orai huna berri bat zer dudan aditzen:
gau-ihizi batzuek direla ibiltzen
chori biltzen,
aztaparren artean dituztela hiltzen !

gauaz beldur-bizian, egunaz ikaran :
non-nahi irriskatzen sartzea segadan !
holakorik ez zaitan burura, kaiolan
nintzenian ;
zoin gaizkiago naizen, hobeki ustean !

hegalttoak oraino ditut laburregi,
nik nola ihes- egin belatch gaichtoeri ?
bertzeak bezain airos ez naiteke segi
laguneri….
zer lana eman dudan ene buruari !

ene hegalak aski luzatu orduko,
uda akhabaturik, negua hasiko ;
berriz uda-lehenik ez da ethorriko
enetako !
izotz ,elhur, hormetan, nola naiz biziko ?

gaztea nahi bada egon segurean,
ez dadiela eror nik egin hutsean ;
bainan asmu hoberik harturik buruan,
deskantsuan
egon bedi kaiola ongi zerratuan !»

en la jaula, a menudo estaba triste
tenía fe en los amigos de fuera;
pensaba que la libertad era algo bueno
hasta ahora…
¡sueño loco! ¡me has perturbado!

tenía comida y bebida a mi alcance
no me faltaba de nada en la jaula;
¡pero la aflicción me embargaba,
penosamente!
¡imposible descubrir la trampa!

mi centinela, fiándose de mí,
me dejó una vez la puerta abierta…
¡podía hacer lo que quisiera, y elegí
la gloria!
raudo volé hasta mis amigos.

hasta entonces solía dormir bien,
pero ahora me revelan lo siguiente:
por la noche hay rapaces
apresando pajarillos,
y los matan con sus garras!

de noche amedrentado, de día asustado:
¡en cualquier lugar hay riesgo de caer en la trampa!
nada de eso me pasó por la cabeza
estando en la jaula;
¡pensaba que mi vida mejoraría, pero es mucho peor!

mis alas son aún demasiado cortas,
¿cómo podría escapar al malvado halcón?
no puedo pretender volar tan airoso
como los demás
¡cuánta angustia me he provocado!

en cuanto mis alas sean lo suficientemente largas
el verano terminará, empezará el invierno;
no volverá a haber primavera para mí.
¿cómo voy a vivir entre nieve, hielo, escarcha?

si el joven quiere estar seguro,
que no cometa el mismo error que yo;
si le rondan mejores intenciones,
que descanse
y permanezca a buen recaudo en la jaula.